Contraexplosiones - Instalación de Una Válvula Aliviadora (AKA Moler-Safe)

La evolución de los motores aumentó paulatinamente el rendimiento de los mismos, utilizando mayores compresiones y cruce de válvulas, mejores combustibles, materiales más ligeros. También, por las razones antedichas, son más propensos, cuando la combustión no se completa en tiempo y forma, a sufrir contraexplosiones.

¿Qué es una contraexplosión?

Si la mezcla aún se está quemando en el momento en que abre la válvula de admisión, puede comenzar a quemar la mezcla fresca que ingresa al cilindro, provocando una combustión a gran velocidad y causando gran presión dentro del múltiple de admisión y/o la carcaza del filtro de aire. Ergo: una explosión en sentido contrario a la que queremos generar, por eso se la llama contraexplosión.

Hay muchas causas que pueden causar una contraexplosión, siendo las comunes fallas en el sistema de encendido, mal reglaje de válvulas, fugas en uno o ambos múltiples o en sistemas de vacío.

De lo antedicho surge que una contraexplosión no es inherente al uso de GNC. Pero, dado que en general se manifiestan más en éste combustible (gran parte debido a una mala conversión y/o regulación), se crea esa falsa interpretación.

Es entonces cuando, por seguridad y protección de los elementos que puedan dañarse, conviene instalar algún tipo de sistema que impida acumularse gran presión en la admisión. Para ello podemos instalar en forma muy económica y con excelentes resultados lo que en plomería se conoce como válvula de retención.

Aquí, una de ejemplo:
Y aquí su despiece:
  1. Cuerpo
  2. Tapa del Cuerpo
  3. Válvula
  4. Asiento
  5. Resorte

¿Como funciona?

La válvula se instala de modo que las flechas de la imagen se dirijan hacia afuera del múltiple de admisión. Entonces, durante el funcionamiento normal del motor, permanece cerrada sin cambiar ninguna condición previa a su instalación. Por el contrario, ante una contraexplosión, la presión que se acumula obliga a la apertura de la válvula, descargando por ella los gases de la contraexplosión con la consiguiente reducción de presión.

De lo antedicho surge también que la ubicación de la válvula es muy importante, primero, para que no afecte la integridad del múltiple de admisión (o sea, que por instalarla no debilitemos el mismo). Segundo, que en el caso de una contraexplosión la salida de gases no pueda causar otras roturas en cables, conductos o elementos cercanos a la misma.

Por último, recordar que la contraexplosión es una consecuencia de una falla en el motor, por lo que si bien con la válvula de retención se mitigan los daños, hay que eliminar los causantes cuando notamos que se provocan las mismas.